Cuento No. 17:¿ Cómo se creó "Reunión de Blawggers internacionales"? La historia jamás contada

Por estos días se habla de la película sobre los creadores de Facebook, y también quieren hacer una sobre la creación de Google, yo me tomé la molestia de rememorar los comienzos de "Reunión de Bawggers internacionales", tal vez a nosotros nos saquen igualmente película, aquí la ¿verdadera historia?, por lo menos la que está en mi mente imaginada:

"El edificio del Waldorf Astoria se alzaba majestuoso ante nuestra nublada visión, producto de la nieve y el frío. La limosina que nos transpotaba a Gonzalo Ramírez, Carlos Javier Delgado, Mariana Jaramillo, Gaviota Jurídica y a mí, paró como en un ritual funerario con gran pompa y solemnidad. Un empleado de cabello cano y de sombrero de copa, abrió la puerta del automóvil. Gonzalo alisó su smoking con sus manos, mientras que Gaviota Jurídica peinaba nerviosamente su cabellera rubia que se iluminaba con el sol. Mariana Jaramillo limpió, antes de salir, la mejilla de Gonzalo de una inesperada mancha de colorete. Carlos Javier ya estaba en la puerta del hotel. El último en salir fui yo, no sin antes darle una probada a la copa de champagne que dejé en la limosina. 
La reunión había sido fijada para las nueve de la mañana. Adentro, en un salón privado, nos estarían esperando Gustavo Arballo, Francisco Barbosa, Alberto Bovino, Carlos Loarca, David Maetzu, Roberto Fragale, Hebert Joel Campos, Rafa Rubio, y Martín Soto Florián.
El salón Morrison, famoso por sus estatuas de dioses griegos, sería el encargado de vigilar nuestra reunión. El tapete rojo del Waldorf Astoria olía a trigo recién segado, los recuerdos de mi infancia surgieron inmediatamente cuando advertí que mis pies se hundían en los elementos de la alfombra. Dos enormes puertas pintadas de dorado se abrieron segundos antes de que llegáramos. 
Allí estaban ellos, también vestidos de smoking, ya probaban el caviar y la champagne. Una inmensa mesa redonda había sido adaptada para la reunión. 
Alberto Bovino fumaba un puro, y nos daba la bienvenida: "Los colombianos, estábamos esperándolos con ansiedad, ché". 
Roberto Fragale lucía su cola de caballo y un smoking de color verde esmeralda, muy brasileño. Los demás parecían mirarnos con impaciencia, ya que sus Gulf Stream estaban parqueados en el aerpuerto JFK desde hacía varias horas, con la orden de mantener los motores calientes. 
Gonzalo, sin más preámbulos, comenzó la reunión: "Gracias a todos por haber venido, estamos preocupados por los últimos acontecimientos, la Organización Wullka ha dado un golpe demoledor, ahora todo está perdido, el Derecho se ha convertido en un negocio de mercachifles". 
Los rostros eran adustos, de preocupación.
- ¿Quieres decir que los epicureos por fin han triunfado? - preguntó Francisco Barbosa.
- Me temo que sí - dijo Gonzalo, con una lágrima en los ojos.
-¡ Son unos cerdos! - manifestó Mariana Jaramillo espontáneamente.
Todos admitimos con la cabeza positivamente.
- ¿Y tú Pacho? ¿ Qué piensas de esto? ¿ Luego no eras el experto en sociedades secretas como los templarios, los masones, los del Opus Dei, el Club de Micky Mouse, los Pitufos? - preguntó Carlos Javier, antes de llevarse una galleta con caviar a la boca.
- La Organización Wullka es diferente Carlos Javier, desde los griegos han entronizado en la conciencia del hombre el ánimo mercantilista y materialista, los estoicos no han podido con estos, pero....- una idea se me vino a la cabeza.
- ¡Basura! Simplemente quieren que todos los abogados nos volvamos máquinas, y que no pensemos- dijo Gaviota Jurídica levantándose de la mesa, mostrando su vestido rojo escotado.
- Hay que calmarnos, no podemos mandar nuestro trabajo por la borda, somos los herederos de la razón y de la sensatez, la humanidad confía en nosotros desde hace siglos - dijo Rafa Rubio paseándose con nerviosismo por el salón.
- Yo digo que los confrontemos - manifestó Hebert Joel Campos.
- Yo pienso lo mismo - dijo Carlos Loarca.   
- La confrontación directa no lleva a nada mis queridos amigos.- dijo Gustavo Arballo- Yo pienso que por ser representantes de la razón debemos tomar medidas inteligentes.
- ¿ Cómo cuál mi estimado Gustavo ?- preguntó Martín Soto Florián.
- Tal vez creando un blog jurídico colectivo - advertí de pronto.
La sala quedó en silencio.
- ¿A qué te refieres? - preguntó Gonzalo.
- La creación de un blog jurídico colectivo nos permitiría exponer nuestras ideas de manera ampliada, y el blog jurídico colectivo sería un debate en sí mismo, una estocada para la Organización Wullka.
- Yo por mi parte, lo apruebo - dijo Gonzalo.
- ¿ Espero que no tenga que ver nada con eso de la filantropía ? - dijo Gaviota Jurídica, posando sus ernormes ojos verdes sobre mí.
- Es una buena idea, me adhiero también - dijo Alberto Bovino.
Los demás también asintieron.
- ¿ Y cómo se llamaría ?- pregunto Carlos Javier.
- Reunión de blawggers internacionales - dije, casi que sin pensar.
- Muy bien, entonces pongan a marchar la idea - dijo Hebert Joel Campos.
- Carlos Javier, que sabe de computadores es el indicado para manejarlo tecnológicamente - adviritió Francisco Barbosa.
- Muy bien, queda así entonces, propongo un brindis por los estoicos - Roberto levantó una copa, y la dirijimos a Palas Atenea, la diosa de la Sabiduría, todos teníamos lágrimas en los ojos.
- La humanidad se salvó - dijo David Maetzu.
- La razón, el Derecho, la justicia, eso salvará nuestra sociedad - dijo Alberto Bovino.
- La Organización Wullka fracasará, su epicureismo es obstinado - espetó Gustavo Arballo.
Después de dar una charla de una hora sobre Robert Alexy, Gonzalo Ramírez despidió la reunión, salimos del salón Morrison del Waldorf Astoria con optimismo, una nueva era había empezado.
Alberto Bovino salió en su Ferrari rojo hacia el aeropuerto. Los demás lo hicieron en sendas limosinas y Rolls Royce. Los aviones particulares esperaban ansiosos en el aeropuerto.
- ¿Vienes con nosotros Pacho?- preguntó Gonzalo.
- No, debo ir a Suiza a dar la buena nueva.
- Como quieras - dijo Gonzalo, entró en el automóvil y con una mano agitada en el aire se despidió.
Vi cómo la limosina se perdía por las calles de Nueva York. La Organización Wullka no dejaría las cosas así...

¿Continuará ?"

Nota: Sobra decir que el anterior relato es ficción, los personajes y el blog jurídico colectivo son de verdad.